Este es el último post de la trilogía, y me centraré en el aspecto ambiental y en lo que podemos hacer nosotros para intentar que las cosas cambien.

www.freightened.com. La página web de la película.

Cada vez que uno de estos gigantes sufre un accidente (unos 1100 al año) los contenedores se vierten al mar, depositándose en los fondos marinos. Se estima que aproximadamente 500.000 contenedores yacen en el fondo del mar, algunos de ellos con productos químicos. Cabe destacar que la antigüedad de las naves es proporcional al número de accidentes que pueden sufrir.

El agua de lastre es el agua que se utiliza para estabilizar los barcos. Éste agua es tomada del mar, arrastrando fauna, flora, virus, bacterias…, que son depositados a miles de km de su ecosistema de origen, convirtiéndose en especies invasoras, que causan problemas de gravedad para los ecosistemas .
Más de 100.000 toneladas de agua de lastre es transportada anualmente por los barcos de todo el mundo. Este problema se detectó en los 90 y la IMO ha publicado numerosas normas regulatorias desde entonces, para tratar de minimizar el problema.

Además, estas embarcaciones antiguas generan una gran cantidad de ruido, y si viviéramos debajo del mar tendríamos que llevar cascos de protección contra el ruido para no sufrir daños. Aunque este tipo de embarcaciones no son las que provocan la desorientación de los cetáceos (lo producen los sónares, utilizados por submarinos, buques militares, buques de prospección y los buques de investigación científica, hecho también reseñable) sí les hacen la vida mucho más difícil y estresante a los habitantes de los fondos marinos.

Como contrapunto, en los astilleros de todo el mundo ya se están ideando buques menos contaminantes y más eficientes. Por ejemplo:

  • Se ha diseñado un nuevo casco que permite a los portacontenedores ser un 20% más eficientes.
  • En cuanto al consumo de combustible , el uso de GNL (es parecido al gas natural de las casas pero en estado líquido) reduce considerablemente las emisiones.
  • El uso de energía eólica con velas de nuevos materiales (propiciando la vuelta al origen de la navegación, pero con mucha más tecnología y materiales más ligeros y resistentes). Existe un proyecto piloto llamado Wind Callanger Project, que propone el uso de velas en los cargueros.
  • Nuevos motores más silenciosos, para una reducción considerable del ruido generado.

¿Y nosotros, qué podemos hacer?

  • Debemos reclamar a los comercializadores de los productos que consumimos que nos den más información en las etiquetas. Debemos saber de dónde vienen los productos, el transporte utilizado y los Km que han recorrido.
  • Reclamar a nuestros políticos que legislen la información que contienen las etiquetas.
  • Comprar productos certificados en comercio justo, para que la elaboración de prendas en países en desarrollo y del tercer mundo deje de ser un negocio tan rentable para unos pocos.
  • Tratar de informarnos de la política y acciones que toman las marcas que normalmente compramos, para tomar las decisiones adecuadas al respecto.
  • Exigir que se apliquen en las embarcaciones de todo el mundo las tecnologías ya disponibles, premiando a los buques más sostenibles.

Os recomiendo que veáis el Documental, 

No mires para otro lado, hay muchas pequeñas cosas que se pueden hacer para mejorar las condiciones de vida de las personas, el I+D, el medioambiente…. muévete.

SOSTENIBLÍZATE

 

 

 

 

 

2 thoughts on “El precio real del transporte por barco. Parte III: Aspecto Medioambiental”

  1. Me parece muy interesante la trilogía que has escrito, lo malo es que la sociedad parece dormida y no se da cuenta de todas las catástrofes que estamos originando, hoy me he enterado, que ya no solamente es en Asia en la India, etc. sino en España en la zona de Alicante, donde hay mujeres cosiendo zapatos continuamente, sin dar de alta, en zulos y cobrando una miseria, sigue luchando algún día conseguiremos que la sociedad sea mas equitativa

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *