Marcos, el súper-héroe

Hoy continúo con el aspecto social de la sostenibilidad, hablándoos de Marcos. Le conocí a través de Instagram, y aunque su sonrisa me cautivó desde el primer instante, nunca imaginé que su historia me llegaría a impactar tanto. Ahora es como un miembro más de mi familia, a través de su cuenta en las redes, repaso sus avances. A diario, él realiza sus terapias (no sabía que se podían inventar tantos artilugios) y gracias a éstas, y a su gran perseverancia, está dando pasos de gigante.

Marcos, antes de la mielitis

Marcos es un super héroe de 8 años, que hace tan solo 18 meses, sufrió una mielitis aguda provocada por un virus que, paralizó todo su cuerpo. Su familia, y en especial su madre, luchan cada día desde un lugar del mundo (se desplazan a donde Marcos tenga sus terapias) para que el pequeño gran héroe, recupere su movilidad y pueda jugar, crecer, disfrutar y aprender como cualquier niño de su edad, junto a su hermano mayor, Alex. Es luchador, obediente, alegre y como todo super héroe, se merece su final feliz.

Haciendo sus ejercicios de rehabilitación

En el post de hoy, quiero reflexionar sobre cómo un día, tienes una vida relativamente “normal”, y un guiño del destino decide que nada vuelva a ser igual. Cuando el camino se pone cuesta arriba, pero los hitos se celebran como batallas ganadas, cuando lo normal se convierte en extraordinario, y cuando tu orden de magnitudes salta patas arriba y caes en la cuenta de qué cosas son realmente importantes, tu vida se convierte en una montaña rusa en la que necesitas anclajes (familiares, amigos, médicos, conocidos…)  para no salir disparado por los aires.

El caso de Marcos para mí es especial y quiero que sirva de ejemplo de lucha y superación. Como él, millones de niños y niñas están en una situación difícil, y es nuestra responsabilidad tratar de ayudarles. ¿Cómo? A través de un gesto de cariño, una donación, una ayuda logística, asesoramiento…para ellos, todo cuenta. Si sales de tu zona de confort y miras allá afuera, probablemente te des cuenta de que tus preocupaciones no son tantas, que hay personas que necesitan tu atención y cuidado y que siendo solidario, conseguirás hacer un poquito más felices a los que te rodean, haciendo que tu vida sea más plena.

Para terminar con el post de hoy, me gustaría dar las gracias a Virginia, la madre de Marcos, por su alegría y fortaleza, y por haber traído a este mundo y haber educado (junto a su padre, Joost) a un niño con luz, y con el poder de conmover el corazón de las personas.

Su sonrisa eterna

Si queréis saber más sobre ellos aquí os dejo el enlace de su blog y su cuenta de Instagram.

https://marcosdejager.home.blog/

Instagram

Porque cada gesto, es importante y toda ayuda es poca.

Marcos, eres un valiente.

SOSTENIBLÍZATE