Bloque 4: Del 18 de diciembre al 1 de enero. Cenas con familiares, empachos, amigos invisibles, regalos de Papá Noel…

Estamos inmersos en uno de los bloques más duros de este reto porque el martes que viene, es Nochebuena y empezamos la dinámica de comilonas, regalos y otros excesos propios de estas fechas.

Con la resaca del desastre de la Cumbre, en la que los dirigentes, una vez más, no han sido capaces de dar respuesta a aquello que la sociedad reclama con cada vez más fuerza, vamos a demostrarles que nuestro ánimo no decae y estamos dispuestos a tomar nuestras propias acciones.

Me gustaría separar las acciones de estos días en dos grandes grupos: alimentación y regalos.

La alimentación es siempre un tema muy polémico y me gustaría expresar mi punto de vista y el porqué de mi opinión.

  • La agricultura y la ganadería intensiva perjudica a todos los actores exceptuando a los intermediarios. ¿Cómo es posible que el precio de los productos sea 5 o 6 veces más de lo que se le paga al agricultor o al ganadero? Gran parte de los beneficios se quedan en los intermediarios. La única forma que tenemos de tratar de cambiar esta tendencia, es comprar directamente a los productores a través de cooperativas o negocios locales, cuanto más demanda tengan los agricultores y ganaderos, mayor será su margen y así podrán cultivar y cuidar a sus animales de una manera más saludable.
  • Lo eco no siempre es más sano: busca siempre productos certificados, es la única manera de asegurar que un producto es ecológico. Ahora bien, ¿tiene sentido comprar un producto eco proveniente de otro lado del mundo? ¿Sabes cuál es la legislación que rige en esos países? A veces, hacemos complicado lo que es sencillo. Compra local y lo más natural posible.
  • Procesados: la mayoría de los productos procesados, llevan conservantes, espesantes, aromatizantes…y además son mucho más caros. No te fíes de una lasaña “natural”, lee las etiquetas y asegúrate de que es verdad lo que anuncia es su denominación comercial.
  • Menos pero mejor: no se trata de sobrealimentarse, sino de alimentarse bien. ¿Has pensado en la comida que termina en la basura?

Regalos: la cantidad de regalos o dinero que inviertes en los mismos, no es proporcional al amor que sientes por la persona que los recibe.

  • Parece un tópico, pero el bien más preciado que tenemos es nuestro tiempo, invierte en experiencias y pasa tus ratos de ocio con tus seres queridos.
  • Compra bienes que sean necesarios, evita los regalos de “relleno” porque no hay suficientes paquetes o no llegamos al presupuesto.

Sobre todo, pon tu mejor intención en hacer de este un mundo lugar más habitable, da lo mejor de ti mismo y si no eres perfecto en todo, no te juzgues, disfruta de tu proceso hacia la vida sostenible.

Espero que tengáis unas suuuuuuper Felices Fiestas.

Sosteniblízate